El agua para la bebida, un derecho que hay que hacer valer

El viernes 20 de agosto, en una reunión de carácter informativo, convocada por la Junta de Vigilancia del Río Mostazal, a la que asistió el alcalde de Monte Patria, parte del Concejo Municipal, autoridades de la DGA y de la Seremi de Agricultura, y el Core Juan Carlos Codoceo, se acusó a un representante de nuestra agrupación, de valerse de su cargo en el Junta para asegurarse agua para la bebida y acumular contra el patrimonio de todos los regantes. A este respecto nos urge señalar:

1. El agua para la bebida de las comunidades de agua, está establecida por el mérito de la ley, de hecho en el Código de Aguas se lee que aún cuando una comunidad forzara una compuerta, se la debe sancionar, pero “no privarle del agua para la bebida”. Estas aguas, al igual que las norias, no necesitan estar inscritas, porque se entiende que son un derecho de las Organizaciones de Usuarios de Agua (OUA) que lo requieran, por lo tanto no es competencia de las Juntas de Vigilancia pronunciarse sobre ellas, solo tienen que asegurarla cuando sea demandada.

2. Nosotros al agua para la bebida le llamamos “la teja” y muchos canales han dejado que se les quite este derecho ancestral, desde finales de los 80 y principios de los 90, precisamente cuando irrumpe el monocultivo en el territorio; fundamentalmente por desconocimiento y por abuso de poder de patrones inescrupulosos. Pero a medida que los comuneros de los canales entienden que no se puede negar el agua para la bebida, han comenzado a exigir que se les restituya o que se mantenga, acorde a la disponibilidad hídrica del río, y así estos últimos dos años se ha restablecido la teja del canal Habitación, Arenal y Sasso Bajo, y se ha mantenido en El Mollar y el Quebrada Honda, mientras que en ocasiones se le ha otorgado al Maitén Bajo, así como también se le está entregando agua superficial a las APR de Colliguay y el Maqui. Esto es meritorio y se debe a una correcta interpretación de su función por parte del directorio de la Junta.

3. Por otro lado, nos parece necesario informar, a propósito de los emplazamientos producidos en la reunión del viernes, que no es lo mismo acumular agua en un estanque individual para exportarla envuelta en mandarinas o uva al mercado internacional, que asegurar que corra y drene lo imprescindible para la vida humana y no humana en nuestro territorio, que es lo que procura la teja, cualquier intento de equiparar ambas figuras o nace de una profunda ignorancia o de la mala intención.

4. Las prácticas amedrentadoras, mentirosas y de persecución, son habituales en nuestros campos para quienes se atreven a denunciar los abusos, a organizarse o a informarse para hacer valer los derechos consagrados en la ley, y por lo mismo creemos que hay que pararlas, porque no hacen bien. Esta declaración es un esfuerzo en ese sentido.

5. Llamamos a que, bajo el amparo de la ley, las comunidades que lo requieran se organicen y hagan valer su derecho al agua para la bebida, animando a que se acabe el negocio nefasto de los camiones aljibes que reparten agua de mala calidad, en poca cantidad y con enormes costos para los municipios y el gobierno central. Con esto, a la vez, desincentivaremos que el agua siga siendo usada para aumentar el monocultivo contra la poca flora nativa que nos va quedando.

Agrupación de Pequeños Regantes y No Regantes del Río Mostazal y sus Afluentes
Monte Patria, 23 de Agosto 2021

También te podría gustar...

¿Quieres opinar? Deja un comentario!

A %d blogueros les gusta esto: